Obsolescencia programada: el negocio de los smartphones iOS y Android

Imagen del artículo

Atrás quedó la época en que los objetos parecían eternos o al menos tenían una durabilidad de décadas. En la actualidad, ningún producto o dispositivo, en especial si está implicada la tecnología, resiste el paso del tiempo.


Esto no significa que esos productos posean una calidad inferior necesariamente, sino porque así están diseñados para tener una vida útil planificada por el fabricante y dejar de funcionar en determinado momento por diversas razones: 

 

  • Deja de ser funcional.
  • No se consiguen los repuestos.
  • Aparecen en el mercado nuevos productos para reemplazarlo.

<<<Smartphones plegables: Lo avanzado hasta hoy por marca>>>

Este proceso de utilidad y descarte se conoce como obsolescencia programada. Su función es generar mayores ganancias, por causa de que los consumidores van a efectuar compras en periodos de tiempo más cortos. De esta forma, las empresas se van a beneficiar de los ingresos por los nuevos productos que reemplazan a los que quedan obsoletos. 

La obsolescencia programada tiene como objetivo obtener mayores beneficios económicos, ignorando las necesidades de las personas y las consecuencias medioambientales en la producción, ya que esta estrategia solo busca estimular el consumo de nuevos productos de forma indiscriminada. El ejemplo de uso más común en la actualidad de la obsolescencia programada es la tecnología de los smartphones.

Sobre la obsolescencia programada en el negocio de los smartphones nos ocuparemos en este artículo, a fin de que podamos establecer cómo opera el mercado de estos dispositivos, en función de la oferta y demanda. 

 

Obsolescencia programada en los smartphones iOS y Android.

Seguramente te ha pasado que cada vez te duran menos tiempo los celulares, pese a que inviertes mucho dinero en ellos, porque deseas obtener un dispositivo móvil de calidad por el pago que efectúas. Sin embargo, por más que quisiéramos extender la vida útil de nuestros aparatos móviles, lo cierto es que también están alcanzados por la obsolescencia programada.

Es por eso que la mayoría de los teléfonos inteligentes, en medio de innumerables actualizaciones, alcanzan a ser funcionales no más de tres años, teniendo en cuenta la durabilidad de la batería, el consumo diario, las actualizaciones de software, el diseño, capacidad de almacenamiento, calidad fotográfica de la cámara, entre otras funcionalidades. 

Ahora bien, ¿cuál es la finalidad real de la obsolescencia programada, ya sea en los dispositivos móviles o en cualquier producto? Impulsar el consumo permanente. Si los objetos duraran mucho tiempo, no se venderían tanto. Por este motivo, el negocio de los celulares funciona tan bien: están fabricados para durar solo un par de años. 

Y si los comparamos con otros electrodomésticos, como una heladera, cocina, televisor, lavarropas o una computadora de escritorio, estamos pagando casi la misma cantidad de dinero que lo que valen estos aparatos por la mitad o menos de su vida útil. Pero como desde hace varios se ha convertido en un componente insustituible de nuestras vidas, cedemos ante la necesidad de estar conectados.

Entonces, elegimos el dispositivo que tenga la última versión de Android o iOS y las mejores prestaciones para obtener un desempeño eficiente y una experiencia positiva. Aunque sabemos que quizá en un año su funcionamiento irá declinando poco a poco y requerirá reparación hasta que los repuestos para determinado modelo ya no existan en el mercado.

<<<Lo nuevo de internet: Online reviewers>>>

 

Vida útil de los smartphones iOS y Android.

En términos de obsolescencia programada para dispositivos móviles, la vida útil varía relativamente de un smartphone que corre al sistema operativo iOS a uno que opere con Android. Si bien ambos tipos de teléfonos poseen una durabilidad limitada en cuestión de resistencia del hardware y vigencia del software, lo cierto es que un iPhone puede ganarle un par de años de actualizaciones y optimización a un equipo con Android. 

Según el portal Ipadizate, un iPhone podría tener la vida útil promedio de cuatro años, o incluso más, pero que pasado ese tiempo empezaría a padecer los primeros signos de la obsolescencia programada, como desempeño lento, memoria insuficiente para soportar más aplicaciones, archivos o nuevas actualizaciones, etc.

En el caso de los dispositivos Android, la duración es considerablemente menor, si bien estos aparatos admiten más alternativas para instalar programas que no son compatibles con las nuevas actualizaciones, la realidad es que están fabricados para durar menos tiempo

El fundamento principal de esta vida útil reducida es la fragilidad del hardware, que vuelve obsoletas y débiles a las baterías en menos tiempo del que debiera. A esto hay que añadir la presencia de más repuestos genéricos para Android, lo cual acorta notablemente la vida útil del dispositivo a solo dos años y quizá un poco menos. 

No obstante, cabe recalcar que por ambos tipos de equipos que solo utilizarán unos años los consumidores pagan cuantiosas sumas de dinero, lo cual pone en evidencia el gran negocio que representa la obsolescencia programada para las compañías de dispositivos móviles, puesto que el mercado de la fabricación nunca se detiene, al igual que el desarrollo del software.    

<<<MercadoLibre ingresa en EEUU: Los planes del gigante>>>

 

En conclusión, la obsolescencia programada en el negocio de los smartphones iOS y Android está orientada a la innovación constante por parte de los fabricantes y también que los consumidores no dejen de pagar por ellos. Es una forma de que se mantenga activo el mercado en relación con la oferta y la demanda, para de esta forma desarrollar más productos susceptibles de ser consumidos. 

Beneficia principalmente a las marcas y transmite a los consumidores la falsa sensación de innovación y estar permanentemente actualizados. 

 

 

Descárgalo y leélo después.

Te llegará por correo electrónico en unos instantes.

×

¿Quieres compartirlo?

¿Nos dejas un comentario?

Caso Bimbo: ¿Cómo internacionalizar una marca?

Caso Bimbo: ¿Cómo internacionalizar una marca?

¿Quién no conoce o ha consumido el pan Bimbo alguna vez? Es rico, fácil de combinar con alternativas saladas y dulces, y además es económico. Sin duda, la multinacional mexicana ha sabido...


Artículo completo

Inteligencia artificial: El impacto en LATAM

Inteligencia artificial: El impacto en LATAM

La inteligencia artificial se está expandiendo a nivel mundial en los últimos años de manera progresiva, por lo que no es casualidad que en Latinoamérica también esté causando un impacto...


Artículo completo

Perspectiva del cliente vs. perspectiva del dueño

Perspectiva del cliente vs. perspectiva del dueño

La manera de vender ha cambiado en las últimas décadas, porque las empresas tuvieron que adaptarse a un progresivo aumento de la demanda, que obedecía a un mercado más flexible y más productivo ...


Artículo completo

Volver al Business Insights