search
close
    search
    close

      Cómo evitar perder el rumbo: Objetivos, estratégias y planes

      Imagen del artículo

      La estructura de toda organización funciona a partir de la fijación de un objetivo, establecer una estrategia y diseñar un plan de acción. Esto les permite no perder el rumbo de sus acciones y cumplir los objetivos que se propone la dirección en un determinado periodo de tiempo, y que luego cada área se encargará de llevar adelante mediante un plan estratégico.

      <<<Área de dirección: importancia de una herramienta de planificación>>>

       

      Cuando una empresa no cuenta con estrategias ni planes, difícilmente se podrán cumplir los objetivos y no podrá avanzar como marca ni expandirse en el mercado. En consecuencia, sus principales competidores le podrían sacar una ventaja importante, si estos trabajan con estrategias y planes para llevar a cabo sus objetivos.

      La propuesta de este artículo consiste en profundizar en el funcionamiento organizacional, a partir del conocimiento de los objetivos, estrategias y planes para comprender cómo evitar perder el rumbo de lo que te propones alcanzar como empresa.

       

      Objetivos

      El objetivo general da cuenta de hacia dónde queremos llegar. Todas las organizaciones se rigen por un objetivo de la dirección que fija el rumbo en términos de mercado, con el propósito de dirigir el mensaje, los productos principales que se van a lanzar, cuotas de mercado, volumen de ingreso, entre otras cuestiones. 

      Las metas y los objetivos de una empresa no son lo mismo. El objetivo incluye un resultado primario amplio. Un objetivo comercial, por otro lado, es un paso medible que las personas dan para lograr ese objetivo. Las metas son generales mientras que los objetivos son específicos.

      Por el hecho de que los objetivos son típicamente específicos, en un sentido más amplio, se conocen como SMART o inteligentes, porque además de ser específicos, son realizables, medibles, relevantes y temporales. 

      Son específicos porque están orientados a un área particular a mejorar; realizables porque es posible cumplirlos con los recursos disponibles; medibles porque se pueden cuantificar mediante indicadores; relevantes porque son importantes para el progreso de la empresa, y temporales porque define el tiempo en que deben realizarse los objetivos.

      <<<¿Para qué sirve un Plan de negocios?>>>

       

      Estrategias

      A partir de la fijación de los objetivos generales por la alta dirección, se diseña una estrategia empresarial de lo que se busca lograr a través del marketing inbound, las ventas consultivas y determinar los canales de comunicación para poder diferenciarse. Una estrategia explica cómo una empresa planea competir en un mercado y cómo pretende crecer con ganancias.

      Una estrategia empresarial describe el plan de acción para lograr la visión y los objetivos establecidos de una organización y guía los procesos de toma de decisiones para mejorar la estabilidad financiera de la empresa en un mercado competitivo. En pocas palabras, una estrategia es un plan de alto nivel que ayuda a una empresa a lograr sus objetivos.

      No debemos confundir estrategia con táctica. Una estrategia se refiere a los objetivos a largo plazo de una organización y cómo se planea alcanzarlos. En otras palabras, muestra el camino para lograr la visión definida. Una táctica hace referencia a las acciones específicas tomadas para alcanzar los objetivos establecidos en línea con la estrategia.

      La existencia de una estrategia es un factor crítico de éxito para cualquier negocio. Esencialmente, refleja las fortalezas y debilidades de la empresa y responde cómo esta planea enfrentar las amenazas y oportunidades en el mercado en el que opera. Una estrategia tiene en cuenta los recursos disponibles y cómo implementarlos mejor para lograr los objetivos establecidos.

       

      Planes

      Una vez que los objetivos empresariales están correctamente definidos y las estrategias confirmadas para llevarlos a cabo, el siguiente y último paso será bajar los objetivos a tierra mediante un plan. Los planes de marketing, de ventas, de servicios, etc., son hojas de ruta trazadas a partir de las cuales cada una de las áreas determina el objetivo para cumplir desde la dirección.

      El plan de marketing va a incluir en qué canales se va a difundir la campaña, los contenidos que se van a publicar. En el caso del área comercial, implicará dar cuenta del volumen de ventas, las prospecciones, las acciones de ventas, entre otras cosas. Tener organizado el trabajo por medio de un plan evitará que las empresas pierdan el rumbo, porque en el día a día cada colaborador está muy imbuido en el trabajo propio.

      Pero si tienes un plan vinculado a una estrategia, que está enlazada a un objetivo, será más fácil la tarea de materializarlo. Si comparamos estos 3 niveles con una pirámide, veremos que en la cima de ella encontraremos el objetivo, un nivel más abajo, identificamos las áreas con los niveles tácticos. Asimismo, también estarán presentes las estrategias de toda la organización con los objetivos a cumplir, los cuales deberán ser ejecutados mediante un plan determinado. 

      La elaboración de planes para llevar a cabo los objetivos permite establecer cómo determinada área va a soportar los objetivos. A su vez, dentro de cada área dicho plan se va a cumplir a través de un proceso, con personas y tecnologías. Todas las empresas tienen un norte, pero sin un plan es difícil concretar el objetivo que se propusieron. 

      <<<Dirección empresarial: ¿Por qué hacemos lo que hacemos?>>>

       

      En resumidas líneas, solo a través de un objetivo, estrategias y planes elaborados en cada una de las áreas, las empresas sabrán cómo evitar perder el rumbo de su organización. 

      Si no tienes un objetivo, no sabes a dónde vas. Si no tienes una estrategia, no puedes diseñar un plan para cumplir tus objetivos. Si tienes un objetivo y una estrategia pero no un plan, no sabes cómo lo vas a lograr. Sin un plan no se puede bajar a tierra las acciones para realizar los objetivos, cómo se van a realizar y en qué momento se llevarán a cabo, qué procesos incluirán esas acciones. 

      El objetivo nos plantea un norte, las estrategias nos dice cómo lograrlo y el plan nos permite concretarlo con éxito.

       

       

      CTA BPF gif nuevo

      Descárgalo y leélo después.

      Te llegará por correo electrónico en unos instantes.

      ×

      ¿Quieres compartirlo?

      ¿Nos dejas un comentario?

      Profesiograma: Cómo beneficia a tu área de recursos humanos

      Profesiograma: Cómo beneficia a tu área de recursos humanos

      El paso del tiempo ha impulsado cambios importantes en los procesos de reclutamiento de personal. Uno de esos cambios es la presencia de herramientas tecnológicas para profundizar en las competencias...


      Artículo completo

      Principales errores en la planeación estratégica: Cómo evitarlos

      Principales errores en la planeación estratégica: Cómo evitarlos

      La gestión por resultados considera que para alcanzar los objetivos trazados por la dirección debe realizarse un plan estratégico para llevarlos a cabo. Sin embargo, a menudo se cometen errores...


      Artículo completo

      ¿Cuál es el impacto de RPA en los procesos administrativos?

      ¿Cuál es el impacto de RPA en los procesos administrativos?

      En los últimos años, se viene creando un ecosistema tecnológico en torno a la gestión por procesos, ya que las empresas han comenzado a valorar la eficiencia casi con el mismo entusiasmo que con los...


      Artículo completo

      Volver al Business Insights