search
close
    search
    close

      Caso FTX: El impacto de la caída en las criptomonedas

      Imagen del artículo

      Desde hace algunos años, ha cobrado relevancia la moneda digital conocida como criptomonedas. Una plataforma de intercambio de criptomonedas en particular se destacó del resto en los últimos años. La compañía se fundó en 2019 y en 2021 alcanzó su apogeo, con más de un millón de usuarios, llegándose a consolidar como el tercer mercado de criptomonedas más grande del mundo. Esta plataforma es conocida como FTX.

      <<<Caso Wells Fargo: La importancia de la reputación>>>

       

      Sin embargo, esta plataforma llegó a la cima demasiado rápido y también demasiado rápido comenzó su descenso. Hoy en día, FTX se encuentra en proceso de quiebra en el sistema judicial de Estados Unidos, luego de pasar una crisis de liquidez. Al parecer, la causa principal de este inesperado declive es que tenía una parte importante de sus activos en el token nativo FTT de FTX

      El CEO de Binance aseguró que vendería sus tenencias del token, lo que generó en consecuencia un aumento de los retiros de los clientes de FTX. Como la compañía no pudo procesar los retiros, Binance firmó una carta de intención para comprar la empresa, pero declinó la oferta aludiendo mal manejo de fondos, por lo que FTX solicitó una protección por bancarrota. En este nuevo caso de estudio vamos a conocer más de cerca la vertiginosa historia de esta plataforma de criptomonedas y cómo su caída impacta en sus acciones. Conoce el caso FTX.

       

      FTX: el mayor fracaso empresarial de la historia 

      La plataforma FTX era apenas una empresa emergente creada por Sam Bankman-Fried en 2019, con sede en Bahamas. Intercambiaba criptomonedas, había logrado incrementar su base de clientes de manera acelerada y sus acciones se habían elevado por las nubes. Pero algo salió mal y de repente los valores de las criptomonedas empezaron a derrumbarse y a generar pérdidas a medida que descendían en la escala de precios. 

      Esto produjo un proceso de quiebra que terminó en la renuncia de su CEO fundador, Bankman-Fried. Llegó a estar valuada en 32.000 millones de dólares, pero con el correr de los meses se depreció drásticamente por falta de liquidez, por lo que no es de extrañar que los usuarios se apuraran por retirar los fondos. En un momento donde el capital estaba en riesgo, la empresa no tenía otra alternativa más que declararse en bancarrota para gestionar los activos de la compañía y proteger los intereses de los accionistas.

      La situación de FTX se comprometió aun más cuando Binance, la principal plataforma de intercambio de criptomonedas en el mundo, anunció que retiraba la oferta de la compra, cuando se había ofrecido a prestar ayuda a su competidor, para que sus clientes no sufrieran los daños colaterales de la caída del valor de las criptomonedas. 

      Sin embargo, Binance pronto comprendió que la situación que atravesaba FTX se estaba saliendo de control y cualquier acción que emprendiera su compañía de nada serviría para revertir la quiebra. Y además insistió en la resistencia que ha adquirido con el tiempo el ecosistema de las criptomonedas, más allá de las fluctuaciones, por lo que no es de extrañar que en el libre mercado sobrevivan las empresas más aptas y se eliminen las que hacen un mal uso de los fondos de los usuarios.

      Tras la crisis de FTX y la amenaza de quiebra, Bankman-Fried reconoció que cometió errores a la hora de calcular los niveles de liquidez necesarios, así como en la manera en que dio explicaciones sobre lo sucedido en la plataforma inmediatamente después del desplome de bitcoin.

      <<<Caso BBVA: Innovación bancaria>>>

       

      ¿Por qué FTX se iría a la quiebra tras la caída de las criptomonedas?

      Todo apunta a que FTX habría utilizado miles de millones de dólares de sus clientes para financiar arriesgadas inversiones a la firma Alameda Research. Al no contar con el aval de los usuarios, esta práctica es considerada ilegal. A raíz de esto, tanto las autoridades de Bahamas como las de Estados Unidos están investigando acciones fraudulentas cometidas por la empresa fundada por Bankman-Fried, aunque este asegura que el dinero de los usuarios está seguro.

      No obstante, el joven empresario de 30 años, tras su renuncia como CEO, continúa intentando recaudar inversiones para cumplir los compromisos contraídos con los clientes afectados por el desplome de la plataforma. Al respecto, FTX indicó por escrito al tribunal de bancarrotas que estuvo en contacto con varios reguladores de EE.UU y otros países para nombrar a cinco nuevos directores independientes para liderar a las principales compañías del grupo en el proceso de bancarrota.

       

      Pagar deudas con los fondos de los propios clientes: Un mal que no cesa

      El miedo influye de manera catastrófica en la toma de decisiones, y esto es finalmente lo que llevó al empresario Bankman-Fried a provocar su propia caída. Bankman temía que su empresa quedara sin fondos y no pudiera reembolsar el capital a sus clientes. Pero mientras tanto invirtió en Alameda Research hasta que su criptomoneda comenzó a perder valor y esta y otras empresas con las que tenía negocios en común empezaron a notar que FTX ya no era rentable para invertir.

      Esta búsqueda desesperada de mantener la relación comercial con Alameda Research tras la pérdida de valor de su moneda desencadenó la crisis de liquidez que motivó a Bankman-Fried a recaudar capital de inversión de otra manera. Debido a esto, el CEO de la compañía se vio acorralado por las terribles consecuencias de sus acciones y al no poder justificar de dónde sacaba los fondos, tuvo que declararse en bancarrota, mientras busca reducir las deudas contraídas con sus clientes.

      <<<Caso Lehman Brothers: Historia de un gran fracaso>>>

       

      En palabras finales, el caso FTX nos recuerda bastante al de Lehman Brothers, que, en su desesperación por no perder liquidez, sacrificara parte de los fondos de sus clientes para mantener sus inversiones  con otras entidades financieras. Casi 15 años han pasado desde la quiebra del banco estadounidense y sin embargo personas de negocios vuelven a cometer los mismos errores del pasado, como le pasó al CEO de FTX. Si bien aún es tarde para aventurar un desenlace, esta quiebra se podría haber evitado. 

      Quizá la estampida de las criptomonedas no pero al menos se podrían tomar otras medidas que no pusiera en riesgo el capital invertido de los clientes y accionistas, o de lo contrario las entidades financieras dejarán de ser confiables para la gente y preferirán guardar su dinero en cajas fuertes o debajo del colchón.

      ¿Qué te ha parecido éste artículo?
      Casos de estudio

      Descárgalo y leélo después.

      Te llegará por correo electrónico en unos instantes.

      ×

      ¿Quieres compartirlo?

      ¿Nos dejas un comentario?

      Diferencias entre estudios de mercado cuantitativos y cualitativos

      Diferencias entre estudios de mercado cuantitativos y cualitativos

      En artículos anteriores, se ahondó acerca de los estudios de mercado y su importancia dentro de la planeación estratégica. Ahora bien, es importante distinguir  dos grandes tipos de estudio: los...


      Artículo completo

      Caso Ramo: Expansión de negocio exitosa

      Caso Ramo: Expansión de negocio exitosa

      A veces, las mejores ideas de negocios surgen de un arrebato de inspiración. Así podríamos asegurar que le ocurrió a Rafael Molano Olarte, el fundador de la empresa colombiana Ramo, todo un epítome...


      Artículo completo

      Cambios en el ecosistema de pagos: ¿Qué se espera para 2023?

      Cambios en el ecosistema de pagos: ¿Qué se espera para 2023?

      Una de las novedades de los últimos dos años son los pagos y cobros virtuales: cada vez son más los usuarios que prefieren hacer transacciones de dinero a través de una app en lugar de utilizar...


      Artículo completo

      Volver al Business Insights