Caso Apple: Mantenerse en la cima

Imagen del artículo

Posiblemente, no haya en el mundo personas que no conozcan o al menos hayan oído hablar de la marca Apple y de sus iPhones, que utilizan el sistema operativo IOS, el principal competidor de Android y que desde su llegada al mercado ni siquiera este último ha logrado desbancar la supremacía de la marca de la manzanita mordida.

<<<Caso Olivetti: El futuro de las máquinas de escribir>>>

 

Su cofundador, Steve Jobs, parece haber sido una suerte de rey Midas de los negocios, porque no cesaba de acumular éxitos en su trayectoria empresarial, manteniendo a los clientes casi siempre expectantes y dispuestos a invertir el dinero que sea en los productos Apple. 

En la actualidad, Jobs ya se encuentra en el plano astral, pero sus ideas, enseñanzas y modelo de negocio se han inmortalizado en su CEO actual y el enorme equipo distribuido en distintas partes del mundo.

Como ya es una costumbre en la sección casos de estudio, hoy finalmente le llegó el turno a Apple para que le dediquemos toda la atención que merece y que su permanente éxito sirva de inspiración a las empresas desarrollistas y especialistas en tecnologías para construir modelos de negocios rentables y duraderos en el tiempo. 

El objetivo de este artículo es contar los hitos más importantes de la historia de la compañía Apple y analizar su secreto para mantenerse en la cima.

 

Orígenes de Apple: Los primeros pasos de la manzanita.

Apple es una empresa estadounidense encargada de diseñar y producir equipos electrónicos, equipos en línea y software en la nube. Tiene su sede central en el Apple Park, en California, Estados Unidos, pero tiene una gran cantidad de sedes distribuidas en distintas partes del mundo. 

La multinacional nace a mediados de la década de los 70, a partir del vínculo entre Steve Wozniack, de 21, y Steve Jobs, de 15, por aquel entonces. Wozniack tenía conocimientos importantes en electrónica y gracias a eso diseñó, junto con Jobs, el primer prototipo de computadora Apple 1, un modelo bastante rudimentario y limitado fabricado a mano que, sin embargo, fue muy bien aceptado entre los consumidores, al punto de aumentar la demanda obligando a los creadores a superar su primer éxito con una segunda versión mejorada a la que se llamó Apple 2. 

Esta segunda computadora fue creada a partir de las ganancias logradas con el primer modelo. El aspecto destacado de esta computadora era que se trataba de un modelo ya montado y listo para usarse, a diferencia del prototipo. Contaba con teclado y placa de video para el deleite de los consumidores que les permitía optimizar al máximo su uso.

Aunque Wozniack era el diseñador de las computadoras, Jobs fue el principal creador del concepto y visión de futuro de Apple, ya que buscaba crear un producto capaz de satisfacer las necesidades tanto de los usuarios más exigentes como de aquellos que buscaban la simplicidad.

El modelo definitivo de Apple 2 se lanzó al público en abril de 1977 convirtiéndose en el canon de las computadoras personales. A partir de ese momento, Apple cambió su logotipo por el de la manzana coloreada. Según algunas fuentes, el origen de este logo podría remitir a los colores del monitor de la Apple 2, o bien, como homenaje al matemático Alan Turing, fallecido tras morder una manzana.

 

No todo fue color de rosa.

En poco tiempo, la compañía siguió innovando con la creación de nuevas computadoras con cada vez más mejoras y optimización de sus funciones. Así nacieron las Apple 3, que sin embargo no cumplió con las expectativas esperadas por los consumidores y se convirtió en el primer fracaso de la compañía. 

Pero sin que a sus fundadores los venciera el desaliento, no dejaron de producir, y fue así que lanzaron los modelos sucesores con Lisa y luego la popular Macintosh. Lisa fue la primera computadora personal con interfaz gráfica y mouse, sin embargo, tampoco obtuvo la adhesión del público, a pesar de ser muy innovadora. ¿El motivo? Su elevado precio y el peso de la principal competidora, que por aquel entonces era IBM. 

En 1984 Apple hizo una de las apuestas más ambiciosas hasta el momento, cuando el 14 de enero fue presentada con bombos y platillos finalmente la Macintosh, una computadora personal que apuntaba a la gama alta, pero solamente en su elevado costo, ya que la experiencia con el producto demostró tener un funcionamiento ralentizado en comparación con otros modelos de la competencia. 

Pese a venderse bien al principio, con el correr de los meses las ventas comenzaron a decrecer y entonces se alzaron las preocupaciones en el entorno de Apple, cuyos ejecutivos tuvieron que tomar decisiones de emergencia para intentar posicionar sus últimos productos. Fue así que decidieron fusionar la Macintosh con Lisa para presentar un solo producto con el fin de hacerlo más atractivo al público.

Las decisiones precipitadas no obtienen buenos resultados, y ese fue el caso de la fusión de Macintosh, que generó bandos enfrentados en el entorno interno de la empresa. Las opiniones encontradas dentro de la junta directiva obligaron a Jobs a renunciar a Apple en 1985 y dedicarse a otro negocio. Regresó doce años después para hacerse cargo de la dirección ejecutiva hasta su muerte, tras una profunda crisis económica e institucional de la compañía.  

<<<El caso Nokia: Caída y ascenso>>>

 

La conquista del mercado tecnológico.

La creación de la Macintosh terminó rindiendo sus frutos cuando los consumidores advirtieron sus capacidades de interfaz intuitiva para los gráficos, así como la introducción de la primera impresora láser PostScript. De ahí que con los años este modelo de computadora fuera el elegido por los profesionales del diseño gráfico y de multimedia. 

Pero además de la Macintosh, hubo otros productos destacados que convirtieron a Apple en una de las compañías más rentables de la historia y que le permitieron mantenerse en la cima hasta el día de hoy, aun cuando su cofundador y director ejecutivo, Steve Jobs, hubiese cedido la dirección a Tim Cook cuando el mal que lo aquejaba ya era irreversible.

Estos productos constituyeron verdaderos buques insignia de la marca. Estamos hablando de los reproductores de música IPod y, principalmente, los imbatibles iPhone.  

 

Lanzamiento del primer iPhone y escalada a la cima del éxito.

De todos los productos Apple, posiblemente los iPhones significaron el envión que necesitaba la marca para reforzar su liderazgo en el mercado. Lanzado en 2007 y presentado por el mismísimo Jobs, el segundo smartphone de pantalla táctil del mundo con sistema operativo propio de Apple cambió el paradigma de la telefonía celular hasta el momento. 

Pero, ¿no era el primer smartphone? ¿Por qué decimos el segundo? La respuesta tal vez te sorprenderá…

Resulta que un año antes de que se lanzara el primer iPhone, había debutado sin pena ni gloria un celular muy similar al iPhone pero con algunas características fallidas que no podían competir contra el avanzado smartphone de Apple. 

Se trataba del LG Prada, una apuesta interesante de LG que pudo anticiparse a la creación de Jobs y haber llevado a la compañía a lo más alto, pero se quedó a medio camino por subestimar la inteligencia del consumidor (no contaba con Wi-Fi, tenía poca memoria y estaba construido en plástico). Porque de nada sirve innovar si la calidad del producto no se encuentra a la altura de la innovación. 

En consecuencia, el LG Prada, pese a lanzarse primero no obtuvo la respuesta que sí logró el iPhone por el esmero que puso la compañía en crear un producto pensando en las necesidades del cliente actual, razón por la cual Apple pudo mantenerse en la cima y LG no. 

 

La optimización como objetivo.

“La creatividad se trata de conectar cosas. Cuando le preguntas a personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, sólo lo vieron. Pareció obvio para ellos después de un tiempo.”

(Steve Jobs)

Apple, como la mayoría de las multinacionales, siguió una trayectoria tanto de éxitos como de fracasos. Empezó siendo no mucho más que una visión a futuro de las necesidades del ser humano moderno, y con pocos recursos le otorgó la posibilidad de tener una computadora personal con una de las interfaces más intuitivas del mercado (Apple II). 

<<<Xerox: Cuando la burocracia juega en contra>>>

Con el tiempo, ese concepto visionario de optimización que introdujo Jobs se hizo carne cada vez que diseñaban un nuevo producto y lograban la adhesión de los clientes, porque parecían entender lo que la gente quería: innovación, calidad y un software optimizado para un funcionamiento más fluido e intuitivo. 

Después de conmemorarse diez años del fallecimiento de Steve Jobs, la empresa de la manzanita mordida aun sigue siendo una marca líder que aplicó de forma eficiente y efectiva sus herramientas estratégicas y tecnológicas para mantenerse en la cima

 

 

Casos de estudio

Descárgalo y leélo después.

Te llegará por correo electrónico en unos instantes.

×

¿Quieres compartirlo?

¿Nos dejas un comentario?

Caso Bimbo: ¿Cómo internacionalizar una marca?

Caso Bimbo: ¿Cómo internacionalizar una marca?

¿Quién no conoce o ha consumido el pan Bimbo alguna vez? Es rico, fácil de combinar con alternativas saladas y dulces, y además es económico. Sin duda, la multinacional mexicana ha sabido...


Artículo completo

Inteligencia artificial: El impacto en LATAM

Inteligencia artificial: El impacto en LATAM

La inteligencia artificial se está expandiendo a nivel mundial en los últimos años de manera progresiva, por lo que no es casualidad que en Latinoamérica también esté causando un impacto...


Artículo completo

Perspectiva del cliente vs. perspectiva del dueño

Perspectiva del cliente vs. perspectiva del dueño

La manera de vender ha cambiado en las últimas décadas, porque las empresas tuvieron que adaptarse a un progresivo aumento de la demanda, que obedecía a un mercado más flexible y más productivo ...


Artículo completo

Volver al Business Insights