search
close
    search
    close

      ¿Qué es Scrumban?

      Business Concepts

      Scrumban se trata de una metodología empleada para la gestión de proyectos, que resulta de la combinación de otras dos: Scrum y Kanban. Ambas metodologías ágiles pueden combinarse y lograr resultados beneficiosos, que aunque sean muy diferentes, pueden potenciarse para usarse de forma conjunta. Mientras en Scrum el progreso del proyecto se lleva a cabo mediante sprints de cierta duración, en Kanban se privilegia la distribución equitativa de trabajo según la disponibilidad de cada colaborador, trabajando con tableros.

      Scrumban nació como metodología de transición del framework Scrum a Kanban. Su fortaleza está en hacer un uso correcto de Scrum para entregar valor y las bondades de Kanban para visualizar y gestionar el flujo de trabajo. Se vincula a la cultura kaizen de mejora continua.

       

      <<< Ventajas y desventajas de la metodología Scrum >>>

       

      ¿En qué casos se aplica?

       

      Scrumban es factible de ser aplicada en proyectos de muy distinta índole, por lo que se destaca por ser muy flexible. Fundamentalmente, se aplica cuando se trabaja con proyectos que no tienen una fecha de finalización certera, por lo que se mide en sprints los períodos de revisión o planificación, lo cual agiliza las tareas. Asimismo, este enfoque híbrido aporta las ventajas de Scrum con la flexibilidad de Kanban, por lo que, si trabajar con Scrum se vuelve muy rígido,  es posible mantener lo mejor de las dos partes.

      Debido a que Scrumban es un método ágil iterativo, permite que se realicen cambios gradualmente a intervalos prolongados. Esto es útil sobre todo porque las necesidades de los proyectos cambian cuando éstos son muy largos, por lo que Scrumban ayuda a iterar mejor.

       

      Pasos para trabajar con enfoque Scrumban



      El equipo que lleva a cabo un trabajo Scrumban, debe seguir cuatro pasos que deben ser conocidos por la totalidad de los miembros:

      1- Creación de un tablero: El primer paso es la confección de un tablero Scrumban, el cual se toma de la metodología Kanban. En el tablero es posible visualizar las etapas del flujo de trabajo las cuales marcan el progreso de cada una de las tareas, como así también las etapas finalizadas. Las tareas del tablero se revisan periódicamente, se agregan las que corresponden al backlog del producto, según el objetivo del sprint de esa semana.

      2- Delimitación de límites de etapa de trabajo: Cuando se trabaja con Scrumban, se decide cuántas tareas puede haber para no sobrecargar de tareas a los integrantes del equipo. Si el tablero cuenta con una cantidad de tareas que se excede de lo que se puede manejar, Scrumban permite planificar y modificar el flujo de trabajo en cualquier momento del proceso de trabajo.

      3- Priorización de las tareas: Una de las particularidades de Scrumban es que no hay no hay jerarquías dentro de los equipos, por lo que no hay tareas prioritarias sino que pueden elegirse. Es decir, los miembros del equipo pueden elegir lo que crean que es más importante para el producto. En Scrumban, no existe la figura del Scrum Master, por lo que los colaboradores tienen el mismo rango de toma de decisiones.

      4- Gestión de reuniones diarias: En Scrumban, los miembros del equipo pueden decidir con qué iniciar en función de las tareas del tablero. Para esto, es importante la coordinación del equipo basándose en reuniones diarias. De esta forma, los integrantes pueden designar a los responsable de cada tarea.

      ¿Quieres compartirlo?

      ¿Nos dejas un comentario?

      Casos de éxito
      Recursos
      Seminarios
      Business Insights
      Volver al Business Concepts