Productividad: Ley del criterio ABC, ¿de qué consta?

Imagen del artículo

Estamos seguros de que una de las cosas que todos los emprendedores desean saber es cómo poder obtener más beneficio en su negocio y vivir más tranquilo. Y estamos más seguros al afirmar que el 80% del beneficio de la mayoría de las empresas viene del 20% de los clientes. ¿Qué? ¿Cómo es eso?

Sí, te presentamos la técnica ABC. Esta técnica de gestión (Inicialmente de estudio de inventarios) se ha extrapolado para analizar cualquier área de una empresa.

¿Qué es el análisis ABC?

Esta sencilla, pero efectiva técnica, consiste en simplemente categorizar y ver que parte representa, ya sean los clientes, los productos, las familias de productos... en 3 partes.

  • Categoría A - Aportan el 80%
  • Categoría B - Aportan entre un 10-20%
  • Categoría C - Aportan entre el 5% - 10% restante

¿Para qué sirve el método ABC?

La magia de esta técnica consiste en que cuando realices esta actividad, verás que generalmente, una pequeña parte de los clientes te están aportando la mayor parte del beneficio.

Esto es lo que se llama la "Ley de Pareto" que nos dice que el 80% de los resultados vienen del 20% de los factores. Esto nos servirá básicamente para conocer en profundidad nuestra empresa para posteriormente elaborar estrategias de negocio adecuadas.

Estudio ABC para clientes

Esta técnica solo se puede aplicar a negocios solventes, que tengan muchos clientes y estos les reporten beneficios, ya que, si el negocio apenas puede pagar las deudas y aguantar, no le conviene quitarse clientes de encima, pero a otro que "le vayan bien las cosas" sí, porque así tendrá más tiempo de servir a ese 20% de clientes que le reportan el 80% del beneficio, como ahora comentaremos.

Vamos a empezar por el estudio de clientes, utilizando la técnica ABC, es decir tenemos que poner en un listado todos los clientes, las ventas y el beneficio que obtiene la empresa con ellos, y ordenarlos.

Los clientes A son los que representan el 80% de nuestro beneficio, los clientes B aquellos que obtenemos del 80 al 95% de nuestro beneficio, y los clientes C son aquellos de los que obtenemos del 95 al 100% de nuestro beneficio.

¿Por qué es importante este análisis?

Esta información es vital, ya que permitirá a la empresa enfocarse en sus clientes más importantes, y cuidarlos para que así continúen eligiendo a nuestra empresa y aumenten sus compras.

De esta manera, con esta información, podrás saber a qué cliente contestar antes un email, a quien llamar de vez en cuando, a quien hacer regalos promocionales, o a cuales tener más en cuenta, a los clientes del grupo A.

Esta técnica va a permitirte centrar tu empresa en la parte importante, y descartar las cosas que no reportan beneficio.

Gracias a este tipo de información, podremos saber de una manera muy clara quienes son nuestros principales clientes, y ordenarlos por ventas, por ejemplo, o por cualquier otro criterio que nos interese segmentar.

Tipos de clientes que podemos tener

Si debes cuidar a alguien, esos son tus clientes de tipo A. Porque representa tus principales beneficios. Deberás mimarlos, tener detalles con ellos y sobre todo que estén no contentos, sino muy contentos con el servicio que reciben.

Por otro lado, debes cuidar a los clientes de tipo B, pero eso sí, siempre tendrán prioridad los primeros. A los clientes de tipo C podremos desentendernos, ya que podemos dedicar el tiempo de atender a estos clientes, por ejemplo, buscando más clientes de tipo A.

Análisis ABC de proveedores, ventas…

Esta misma técnica, se puede aplicar no solo para los clientes de tu empresa, sino para las líneas de negocio y productos que actualmente tenes en tu negocio.

Esto también sirve incluso para realizar un estudio de las redes sociales de tu empresa, y mejorar tu estrategia de comunicación, ya que, si detectas que una o dos redes sociales te reportan mucho, y otras muy poco, deberás centrar tus esfuerzos en las redes que te dan un mayor beneficio.

Esto puede parecer de sentido común, pero hasta que no pones las cifras sobre la mesa no te das cuenta de todo lo que podés mejorar en tu negocio. Recorda que, para poder mejorar las cosas en tu empresa, primero necesitas analizarlas, para mejorar el primer paso que tenes que dar es medir.

Además, podes combinar esta información con tu programa CRM y de esta manera consultarlo mucho más rápido. El uso de software empresarial te hará tu vida como empresario más sencilla, y evitará que tengas que hacerlo a mano.

¿Cómo se calcula el análisis ABC?

A continuación, vamos a realizarlo paso a paso, para que sepas como se hace. Recordemos que se puede aplicar a la demanda de compras, inventarios, costos, logística, almacén, de clientes, proveedores, ventas...

Como todo, se ve más claro con un ejemplo:

  • Cliente A: 50% facturación
  • Cliente B: 20% Facturación
  • Cliente C: 10% Facturación
  • Cliente D: 9% Facturación
  • Cliente E: 6% Facturación
  • Cliente F, G, H e I: 5% Facturación

Como hemos comentado, para realizarlo correctamente tendremos que agrupar en el grupo A a los que representen al 80% de la facturación, en este caso los clientes de clase A, B y C.

Los de clase B que representan el siguiente 15% son el cliente D y E, y por tanto la clase C son los restantes, quedaría tal que así:

  • Clientes Clase A: A,B,C
  • Clientes Clase B: D y E
  • Clientes Clase C: F,G,H e I

¿Ha quedado un poco más claro?

¿Cuándo se emplea el análisis ABC?

Esto se debe emplear para conocer un poco más nuestra empresa, y sobre todo para diferenciar entre las cosas importantes y las superfluas, para diferenciar a qué cosas se deben prestar la máxima atención y a qué cosas de debe prestar menos.

Por tanto, esta herramienta es perfecta para la gerencia ya que será un buen método de partida para realizar el estudio y posteriormente elaborar estrategias que permitan a la empresa vencer a sus competidores.

Lo mejor de esta técnica es que te permitirá analizar los datos de tu empresa para poder tomar mejores decisiones. Este sistema de control de inventario, ha demostrado ser muy útil también para estudiar y saber de la demanda de los productos que se ofertan.

Por último, podemos comentar que, gracias a esto, podremos hacer previsiones mejores, y de esta manera prever el suministro de nuestro negocio de una manera más eficaz.

Entonces, ¿utilizarás esta técnica de gestión en tu empresa? ¿Qué te parece? ¿Realmente crees que es más útil buscar nuevos clientes más grandes y deshacerte de los pequeños que no hacerlo? ¡Contanos tu opinión!
Diagnóstico y mejora de procesos

¿Quieres compartirlo?

¿Nos dejas un comentario?

3 pasos para integrar WhatsApp con tu sitio web

3 pasos para integrar WhatsApp con tu sitio web

WhatsApp se ha convertido quizás en la aplicación más utilizada por la mayoría de las personas (Al menos en Occidente), y ya nos hemos familiarizado tanto, pero tanto que ni te acuerdas las siglas...


Artículo completo

Guía rápida para crear un plan comercial para el 2019

Guía rápida para crear un plan comercial para el 2019

Ya se acercan las fiestas, los brindis, los nuevos deseos, y es una época donde todos estamos como locos, con muchos pendientes para terminar, objetivos para cumplir y demás. ¿Qué tal sido el 2018...


Artículo completo

20 playlists recomendadas para la oficina (Spotify)

20 playlists recomendadas para la oficina (Spotify)

La música es una compañía perfecta en cualquier momento y ocasión del día, y para el tiempo de trabajo en la oficina, ¡es infaltable! La música ayuda a estimular el cerebro, y durante las horas de...


Artículo completo

Volver al blog

Nuevas ideas
con resultados tangibles.

La tecnología debe trabajar para tu empresa, 
no al revés.

Hablemos de tu estrategia